La Taberna Evocacion

Los guardianes del ritmo

 

Como todos saben, Cali es una ciudad que se mueve al ritmo de la música, pero a veces nos parece que no hay lugares para ir a tomar una copa o una cerveza en un ambiente seguro, amable y sobre todo con mucha personalidad y tradición.

En esta ocasión les invitamos a conocer un lugar, ubicado justo al lado de la estación del MIO de Santa Librada, que de repente pasa desapercibido para los transeúntes. Pasan sin percatarse de este monolito de tradición y música, impactante por su decoración, su música y atendido por su ilustre propietario Don Dago.

 

El sentimiento del siglo pasado

 

Esas canciones que tanto les gustaban a nuestros abuelos y esos viejos discos de acetato están en vía de extinción. Cada vez es más inusual encontrar lugares que toquen estos discos aun conservados como reliquias por estos seres legendarios: los guardianes del ritmo.

Queremos hacer un homenaje a estos hombres que siguen firmes en su propósito de hacernos volver a nuestros recuerdos y a las canciones que nos evocan amores y dolores, vivos y muertos que se convierten en notas, a veces salpicadas por ese ruido blanco de la aguja arando el surco, pero siempre muy apasionadas; la música de un siglo XX que se vale de nuestras nostalgias para no morir sin decir sus últimas palabras, a veces dolorosas.

 

La Taberna Evocación

 

Evocación nació del sueño de un hombre. Su madre tal vez desde que él estaba en el vientre le arrullo con las canciones que ahora, 79 años después, aún recuerda perfectamente. Don Dago, o Daguito, como lo llaman todos los asiduos de Evocación, sus amigos, colecciona discos desde que pudo trabajar para comprar su primer acetato, “incluso antes de tener el tornamesa para escucharlo” recuerda entre risas.

La Taberna Evocación se encuentra ubicada en la calle 5ta con 15. Una sórdida esquina es el refugio de los amantes de Tangos, Boleros, Milongas y otros ritmos. El lugar está decorado con la franqueza  que solo la originalidad de un lugar puede tener. Allí, sus 15’000 *pastas* es lo que primero resalta al entrar a esta capsula del tiempo. Ordenadas de forma sencilla pero solo comprensible para Daguito, ellas guardan las canciones más hermosas gravadas a principios del siglo y adquiridas por Dago al ritmo de 35 años, tiempo en el que abrió sus puertas la primera Evocación que a la época estaba localizado en el centro de Cali y se llamaba Gran Buenos Aires. “En ese tiempo se abría el negocio hasta que el cuerpo aguantará” dice Dago entre risas “eran tiempos muy sanos “

Un equipo de sonido y unas botellas compró Don Dago, el resto lo lleno con su carisma. Ha sido su simpatía lo que ha hecho que nunca se haya dejado de existir esta ventana al pasado.

Los Guardianes del Ritmo - Evocacion Dago

La llegada a Cali

 

Llegó a Cali desde Manizales en donde vivía con su madre en el barrio El Carmen en el año 1953. La razón: “No me abrieron la puerta por que llegue muy tarde, entonces me fui para la terminal y tome el tren que salía para Cali”. Fue en Cali donde compró su primer disco y lo recuerda claramente; Un disco de Gardel de ’78 con Mis Flores Negras y por el reverso El Rosal, las dos canciones favoritas de su madre. El segundo disco fue de Oscar Alonzo con Mañanita Campera y Que Nunca Me Falte. El tercero tenía Llévame Lejos y Remembranza de Héctor Palacios.

Dago tiene una memoria prodigiosa para encontrar las canciones en las versiones más inesperadas y programa lo que los clientes deseen en ritmos que intercala con el porro de Pacho Galán o la ‘chanson française’ de la inolvidable Edith Piaf hasta llegar a ritmos más contemporáneos como la Salsa o la Balada. Hay música para todos los gustos y una anécdota o comentario jocoso para cada canción. No es extraño ver parejas bailando desde Tango hasta Salsa compartiendo  el pequeño espacio de esta nave del tiempo que acoge a gente de todas las edades y los embriaga con su atmosfera de antaño.

 

Conocer este pedazo de historia

Abierto de lunes a sábado desde las 5 pm, es una alternativa para una copa después de un día de trabajo o para una cita romántica, con facilidad de parque o en transporte público con la estación del MIO justo en frente. Evocación es el lugar ideal para detener el tiempo y dejar que la nostalgia nos haga recordar viejas épocas cuando el mundo giraba sobre un tornamesa.

 

Seguiremos compartiendo con ustedes estas historias de estos a quienes hemos llamado los Guardianes Del Ritmo para, de esta manera, rendir un sincero homenaje a ellos y sobre todo para continuar visibilizando esos lugares escondidos y tradicionales de nuestra bella Cali.

¡Para que siempre sepan “como es pa’hoy” y que siempre estén “pa’las que sea”!